INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Solía decir mi tío William que nadie debería pasar por París sin quedarse allí un día entero. Mi tío hablaba por boca de su propio y extenso conocimiento del mundo, de modo que yo hice honor a su consejo y me alojé un día y una noche en "El Continental" de paso para... el Tirol. Me puse en contacto con George Featherly, a la sazón destinado en la Embajada, y quedamos para cenar juntos en Durand y dejarnos caer después por la Opera; más tarde tomaríamos un tentempié y veríamos a Bertram Bertrand, poeta de cierto renombre en París y corresponsal de The Critic. Tenía un apartamento muy confortable donde nos veíamos con algunos simpáticos amigos para fumar y charlar un rato. Sí me chocó, sin embargo, que él estuviera como ausente y con la moral muy baja y, cuando todos menos nosotros se hubieron ido, me uní a él en su preocupación y melancolía. Durante un rato me contestó con evasivas, pero finalmente se dejó caer en el sofá y exclamó:
-Muy bien, no me hagas caso. Estoy enamorado, desesperadamente enamorado.
-Perfecto, así compondrás versos aún mejores -le dije, para consolarlo.
Se revolvía el cabello con las manos mientras fumaba con fruición. George Featherly, con la espalda apoyada en la repisa de la chimenea, sonreía sin asomo de piedad.
-Si se trata de ese viejo asunto -dijo-, ya puedes olvidarte, Bert. Mañana ella abandonará París.
Ya lo sé -contestó bruscamente Bertram.
-Nada cambiaría si se quedara -continuó George implacable-. Pica más alto que el negocio del periodismo, amigo mío.
-Al diablo con ella -dijo Bertram.
-Sería para mí más interesante -me atreví a decir-, si supiera de quién estáis hablando.
-De Antoinette Mauban -dijo George.
-De Mauban -gruñó Bertram.
-¡Ajá! -contesté, pasando por alto la cuestión del "de".
-Bert, ¿no querrás decir...?
-¿Quieres dejarme en paz?
-¿Y adónde va? -pregunté, pues la dama era muy conocida.
George hizo tintinear sus monedas en el bolsillo, sonrió cruelmente al pobre Bertram y contestó con afabilidad:
-Nadie lo sabe. A propósito, Bert, la otra noche (hace un mes por lo menos) me encontré en su casa con un gran personaje. ¿Conoces al duque de Strelsau?
-Sí -refunfuñó Bertram.
-Me pareció un sujeto extremadamente hábil.
No era difícil darse cuenta de que las alusiones de George respecto al duque tenían la malévola intención de aumentar la pena del pobre Bertram, así que saqué la conclusión de que el duque distinguía a Madame de Mauban con sus atenciones. Era ella viuda, rica, bella y, según su reputación, ambiciosa, y entraba dentro de lo posible que, como George había apuntado, hubiera puesto sus miras en un personaje tan alto que, salvo la realeza, lo tenía todo; pues el duque era hijo del último rey de Ruritania, fruto de un segundo matrimonio morganático y, por tanto, medio hermano del nuevo rey. Había sido el hijo favorito de su padre, quien había suscitado cierto descontento cuando le nombró duque con el apelativo de la propia capital del reino, pues su madre, aunque de buena cuna, no pertenecía a la nobleza.

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -